En el patio de una residencia en el pueblo de Bayamón Puerto Rico; una Palma Real Puertorriqueña de 45 pies de altura cayó encima del techo de una vivienda donde había personas, destruyendo una verja y parte de la estructura del techo del vecino.